II Simposio Acción Social de la Escuela de Economía Agrícola y Agronegocios

Enlace entre la academia, productores y tecnologías es vital para el futuro del agro.

El pasado jueves 4 de octubre se llevó a cabo en las instalaciones del Recinto de Guápiles el II Simposio de Acción Social de la Escuela de Economía Agrícola y Agronegocios, en el cual se reunió a las comunidades universitarias del recinto anfitrión, de la Sede Rodrigo Facio, así como una delegación de la Universidad de Santiago Chile (USACH).

Durante la jornada se llevaron a cabo 15 actividades, entre ponencias de expertos, así como presentaciones de estudiantes y docentes sobre experiencias durante la aplicación de proyectos de Acción Social en diferentes comunidades del país. Se contó con la presentación del tema “Estrategia de extensión para la pequeña agricultura en Chile: estudio de caso: programas de asistencia técnica”, la cual fue desarrollada por el Ing. Patricio Flores Zúñiga, del Departamento de Gestión Agraria de la Universidad de Santiago Chile.

La presentación del señor Flores inició con una explicación general de la situación agrícola en Chile, para luego introducir el tema central, las asistencias técnicas.Como parte de las generalidades relacionadas con la situación agrícola en este país sudamericano, el Ing. Flores mencionó que existen cerca de 300 mil explotaciones agrícolas en toda esa nación, lo cual equivale a aproximadamente 2 millones de hectáreas destinadas al cultivo de gran variedad de frutas y verduras cada año.

Un hecho importante es que el 73% de toda la extensión utilizada para actividades agrícolas está acaparada por productores con un área de cultivo menor o igual a 12 hectáreas. El señor Flores resaltó la importancia de la tecnología sobre la competitividad frente a las grandes empresas, ya que de esto dependerá su supervivencia.

Participantes de la actividad.
Participantes de la actividad.

En cuanto al tema de asesoría técnica para los pequeños productores de Chile, el ingeniero detalló que el Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP) es el organismo encargado de coordinar y brindar los servicios de apoyo financiero y organizacional a estos miembros del sector agro. Para acceder a los programas ofrecidos por esta entidad, los concursantes deben cumplir con una serie de requisitos, dentro de los cuales se encuentran tener activos registrados con un valor inferior a 143 mil dólares (o su equivalencia en pesos chilenos), que al menos el 75% de los ingresos provengan de explotación agrícola, así como poseer un área de cultivo (óptimo) no mayor a 12 hectáreas.

El Ing. Flores destacó la importancia de INDAP para el productor chileno, ya que crea un lazo entre el agricultor, la academia y el mercado, donde se lleva a cabo un análisis profundo sobre la situación actual del terreno y su eficiencia, así como crear todo un plan integral para mejorar los procesos.

Programas como PRODESAL (para aquellos que cuentan con una hectárea o menos), o SAT (Servicio de Asistencia Técnica) para terrenos entre 1 y 12 hectáreas, forman parte de los mecanismos utilizados por los entes chilenos para mejorar la forma en cómo se trabajan los suelos en esa nación, en aras de crear valor agregado en sus productos.

Como parte de las características de estos programas su financiamiento se da de forma conjunta entre el productor y el gobierno, donde la relación se da comúnmente en proporciones 10-90 respectivamente. El señor Flores subrayó la importancia de este hecho, ya que considera que, si el beneficio se da de forma gratuita, el productor no siempre se comprometería con el proceso, haciendo que este aporte sirva como incentivo para crear esa responsabilidad. Además, cuando sólo se da un proceso asesoría técnica, es gratuito.

Con una duración de 3 años por proyecto, los programas del INDAP han logrado mejorar la calidad de vida de los pequeños productores chilenos donde, como mencionó el ponente, se busca solucionar problemáticas como la escasez de agua, donde se lleva a cabo la creación de Tranques o embalses, donde el agua es almacenada hasta que sea requerida para el riego de los cultivos.

Son muchas los escenarios a los que debe hacer frente la producción agrícola a nivel mundial, sin embargo, es necesario rescatar que un adecuado enlace entre la academia, productores y tecnologías, podrá hacer que los pequeños productores desarrollen modelos de negocio donde se cree una verdadera ventaja competitiva y se asegure una forma de sobrevivir frente las grandes empresas productoras.

Arelys Oreamuno, Asistente - Recinto de Guápiles
Categoría: Noticas del Recinto


© Derechos Reservados 2015 Recinto de Guápiles.
Universidad de Costa Rica.
Central telefónica: 2511-7607